martes, 12 de enero de 2010

El mito griego de Psiquis y Eros-Breve semblanza de nuestras conductas amorosas


El mito griego de Psiquis y Eros
Breve semblanza de nuestras conductas amorosas 
(por Marcela E. Diaz-Todos los derechos reservados)


Generalmente, cuando nos ponemos en contacto con un mito sentimos que nos reconocemos en muchos de sus contenidos, porque suele ser una red de numerosos aspectos del inconsciente colectivo.
El mito permite múltiples interpretaciones, es misterioso y se mueve en el mundo de los sueños, están en otra dimensión del tiempo, distinto que el tiempo de nuestra vida cotidiana, es un tiempo sagrado.
Generalmente los cuentos que nos han contado o que nosotros hemos contado a nuestros hijos tienen pequeños toques de algún mito.
El mito de Psiquis y Eros beneficia el acercamiento con la energía femenina, ya que Psiquis es un personaje femenino.
Se trata del encuentro entre Psiquis, que representa el alma y Eros, que representa el amor.
Psiquis era la hija menor de un rey, era bellísima, y su hermosura podía competir con la belleza de Afrodita.
Esta diosa, por temor a que una mortal tapara su belleza, se llena de ira y manda a su hijo Eros, dios del amor, a matarla.
Cuando Eros se dirige a cumplir el pedido de su madre y se encuentra con Psiquis, se fascina con su belleza y se pincha con su propia flecha quedando completamente enamorado de Psiquis.
Es entonces que Eros, que es un dios alado, la lleva volando al paraíso donde él vive. Este mito cuenta como se pierde este paraíso y las cuatro terribles pruebas, por las cuales tiene que pasar Psiquis para reencontrarse con su amor, Eros.
Luego nace Voluptia o Placer, como premio de este encuentro.
Analizando este mito podemos comprender la esencia y los comportamientos femeninos en relación con los hombres.
Recordemos que Afrodita mientras que es posesiva, intuitiva, y vanidosa y ha nacido de las profundidades del mar,Psiquis es sutil y frágil, y nace del rocío que cae del cielo.
Estos son dos aspectos que coexisten en cada una de las mujeres, se oponen y se complementan simultáneamente.
La tarea de cada mujer es la de darle dignidad y reconocimiento a la Psiquis y la de humanizar y suavizar a la Afrodita, que conviven en su interior.
En la primer parte del relato se muestra lo que alguna vez se ha dicho de que todos los maridos son muerte para las esposas, ya que Psiquis se casa con la muerte, esta doncella muere el mismo día de su boda, terminando un tiempo de su vida y perdiendo muchos de los aspectos femeninos con los que había vivido hasta el momento.
En la vida cotidiana los maridos destruyen a las doncellas que hay en cada mujer, obligándolas a evolucionar hacia una femineidad adulta.
El inicio de este camino de crecimiento llega a provocar en las mujeres sentimientos contrapuestos, de gratitud y de resentimiento, hacia la persona que las ha obligado a tomar este camino.
Es válido reconocer el paraíso en el que se instala Psiquis, cuando se enamora de Eros, representa el estado de enamoramiento, en el que no se ve a la otra persona tal cual es, sino al dios o diosa que hay en el otro.
Cuando, después de un tiempo, empieza a disminuir el enamoramiento y comienzan a verse aspectos en el otro que antes no se veían, aparecen sensaciones de haber sido traidores o traicionados.
El estado de enamoramiento provoca una especie de locura, donde se vive en una permanente fascinación y el único interés o estímulo radica en estar junto al otro.
El amor romántico todo lo distorsiona, sé es capaz de dejar todo lo que se ha construido por permanecer juntos.
No es difícil salir de ese paraíso, muchas parejas permanecen en una prolongada agonía por no atreverse a sobrellevar este momento, se debe entender que el enamoramiento es parte del camino y no la meta.
También, en este mito aparecen las hermanas de Psiquis, que sembrando intrigas hacen cambiar la situación, representan los aspectos sombríos y oscuros de la personalidad, y hacen que de un momento a otro dejemos de idealizar a la persona amada.
Ya hacia el final del mito, Psiquis, luego de atravesar las pruebas, no es la misma, al igual que Eros, quien deja de ser ese dios orgulloso y soberbio que era al principio.
Eros obtiene profundidad y conciencia a partir del amor por Psiquis, siente un amor humano que ninguna diosa se lo hubiese dado.
Esta situación sirve como ejemplo para no criar hijos varones machistas, ayudándolos a que se humanicen con las mujeres y no luchen por conseguir diosas, que en el mundo terrenal no existen, con lo que solo se consigue terminar solo y angustiado.
Eros no logra rescatar a Psiquis hasta que no llega el momento justo.
Esto también sucede en el mundo real, se vive buscando el amor, sin saber que existe el momento justo de encontrarlo y éste aparece luego de haber realizado todas las pruebas posibles.
Ese rescate del amor no es dar la vida por el otro, sino es integrarse, transformarse juntos.
La confianza y la seguridad se adquieren luego de adquirir una nueva visión de la vida.
Esto se ve representado, en el mito, con el nacimiento de Voluptia, que significa "sumergida de la vida", es la conjunción de femenino y masculino en esa misma alegría.
Como conclusión se puede decir que la mujer debe pasar por una serie de transformaciones, para dejar de ser una posesión del hombre.
La naturaleza femenina esta más cerca del misterio que los hombres, las mujeres están como la tierra, más cerca de la receptividad, del amor por la vida.
En un mundo donde todo esta dirigido hacia lo masculino, los hombres tienen que trabajar mucho para acercarse a esa naturaleza femenina.
La necesidad de dar es innata de la condición femenina.
Su verdadero goce está aquí, su liberación está fundada en el dar.
Para no entrar en conflicto con esa necesidad, no se deben trastocar las ideas de dar y recibir, porque es ahí donde llega el cansancio de dar y de no recibir, surge la necesidad de las mujeres de ser necesitadas.
La primera tarea fundamental de la mujer es la de recibirse a sí misma y la de negarse a vivir de migajas.
Existen numerosas mujeres que sufren por no lograr dar y como consecuencia no se sienten recibidas, lo que les ocasiona una gran amargura.
Es imprescindible transformar esa dependencia, para dejar de esperar del hombre una mirada autorizadora, para gozar, para trabajar, para sentir un orgasmo.
Las voces feministas se alzan contra los hombres, pero el resentimiento contra los hombres hace que la mujer se sienta deprimida, seca, que no logre desarrollar su creatividad, ni pueda auto-actualizarse como mujer.
Para lograr esta transformación, la mujer, debe darse cuenta en que lugar del camino se encuentra, para poder cambiar, para lograr salir del rol estipulado, para entender que el amor incondicional empieza por el amor hacia sí mismo.
En el desarrollo del mito, Psiquis, realiza una a una todas las tareas que se le presentan, mientras que desde el Olimpo, Eros, siente por primera vez compasión por la mujer y logra verse a sí mismo en ese lugar.
Es ahí donde se humaniza.
El encuentro se concreta, formando una unidad, cuando Psiquis logra dignificarse, superando todas las pruebas, y cuando Eros siente esa compasión.
Se convierten en una sola persona, ninguna diferencia solamente es otro sexo.

Una persona logra estar en una unidad interior, luego de haber finalizado la lucha que entabló durante ese proceso de transformación, en el que también recibe el don de goce y de la intuición.

Autora: Marcela E. Diaz Todos los derechos reservados

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hi!